miércoles, 10 de diciembre de 2014

El transporte de carga por ferrocarril en América del Sur

10/12/2014.

Sergio Rojas es el presidente del Consulting Ferroviario.

Para poder dar una descripción exacta del transporte ferroviario de carga en América del Sur y más precisamente en los países que tienen integración física por este medio, es válido conocer brevemente un poco la historia de lo ocurrido en los últimos 20 años en materia ferroviaria en la región.

Los países que están integrados entre sí mediante una vinculación ferroviaria son, Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay.

Todos estos países han tenido épocas donde el ferrocarril fue el eje fundamental del crecimiento y de la interconexión no sólo dentro de cada territorio, sino que además era el vínculo natural de conexión con sus países limítrofes.

Dicha importancia se mantuvo como política de Estado hasta mediados de los años 80, cuando a paso lento y con la injerencia de los organismos de crédito internacional, la receta neoliberal expuesta y exigida para la región fue la reducción del gasto público. Esta cuestión llevó a que todos los países de América del Sur y también el resto de América Latina llevaran al ferrocarril a un estado total de abandono y de desinversión. Argentina (acaso el “conejito de indias”) fue el primero en concesionar su sistema ferroviario tanto de mercancías como de pasajeros al sector privado.

Luego le siguió Brasil, Chile y Bolivia; no siendo el caso de Uruguay y Paraguay que optaron por mantener dentro de la órbita estatal la gestión ferroviaria, pero recortando abruptamente la erogación de dinero hacia ese sector.

A mediados de los 90, el sistema ferroviario de mercancías en cada país estaba comenzado a organizarse, con la salvedad del Paraguay que de a poco iba reduciendo cada vez más el funcionamiento de su ferrocarril.

Ya sobre el comienzo del siglo XXI nos encontramos con un ferrocarril administrado en su mayoría por empresas privadas, las cuales lograron encausar y conocer el negocio, aunque sólo para satisfacer las necesidades internas de cada país y no como solución para la integración ferroviaria de mercancías con los limítrofes.

En este tiempo, Argentina, Brasil y Chile lograron a través de las empresas ferroviarias de cargas ocupar porcentajes importantes de cargas del total de las mercaderías que se trasladan en cada país. Así, Argentina capta el 12 %, Brasil el 22 % y Chile el 7 % del total de todas las mercancías que se mueven internamente entre los distintos modos de transporte.

En la actualidad Brasil tiene el mejor y mayor desarrollo ferroviario para el transporte de mercancías, no sólo optimizando y mejorando las redes actuales sino además construyendo nuevas líneas una de las cuales tiene como objetivo poder integrar por ferrocarril a Perú.

En tanto, Argentina está llevando adelante la recuperación de las líneas de cargas en manos de la empresa estatal Trenes Argentinos (FFCC Belgrano, FFCC San Martin y FFCC Urquiza) a través de la renovación de infraestructura y la incorporación de material rodante nuevo o reparado a cero. Entre ellos el ferrocarril que está recibiendo mayores aportes es el F.C. Belgrano Cargas, línea estratégica que atraviesa 13 provincias y tiene la posibilidad de interconexión ferroviaria con Chile y Bolivia.

Por otra parte, se están llevando a cabo las pruebas operativas para el servicio de pasajeros internacional Posadas – Encarnación, siendo el primer paso para la recuperación de transporte de carga entre nuestro país y Paraguay.

Analizando el futuro del ferrocarril en la región, el mismo es sumamente alentador si tomamos en cuenta que las distancias a recorrer en cada país son grandes y las políticas que se desarrollan en cada país referido a la protección del medio ambiente, hacen necesario una mayor participación del ferrocarril. Otro factor muy importante es el crecimiento de las exportaciones de comodities y productos terminados hacia Europa y el mercado asiático, lo que hace que sea necesaria una interconexión ferroviaria entre los países de América del Sur, ya que de esta manera quedarían totalmente integrados los puertos del pacifico con los del Atlántico.

No es absurdo pensar un futuro en donde circulen libremente entre los distintos países formaciones ferroviarias como sucede hoy en la comunidad europea. Prueba de ello son los proyectos para el ramal ferroviario que une Brasil con Argentina a través de Uruguayana (Brasil) y Paso de los Libres (Argentina), el cual prevee la adecuación del ramal desde esta última hasta Corrientes, y la construcción de un puente para unir dicho ramal a la red del ferrocarril Belgrano Cargas, el cual se conecta con Chile a través del ramal C14 a través de la estación de frontera Socompa (ramal conocido mundialmente por el recorrido del Tren a las Nubes) y desde ahí llegar al puerto de Antofagasta.

Además hay que sumar el proyecto de construcción de un túnel de baja altura entre Chile y Argentina, ramal denominado Transandino Central, logrando de esta manera la conexión directa entre el puerto de Valparaíso con los puertos de agua profunda de Argentina.

Con lo expresado anteriormente y con la infraestructura existente de conexión ferroviaria entre Uruguay (Salto) y Argentina (Concordia); Bolivia (Villazón) y Argentina (La Quiaca); Bolivia (Yacuiba) y Argentina (Pocitos); Paraguay (Encarnación) y Argentina (Posadas); Bolivia (Puerto Quijarro) y Brasil (Corumbá); Bolivia y Chile (Ferrocarril de Arica a La Paz y Ferrocarril de Antofagasta a Bolivia); y Chile (Socompa) y Argentina (Salta); es posible lograr esta integración.

El desafío es cómo llevarlo adelante. La única forma es a través del poder político y que el mismo implemente proyectos que están previstos en los fundamentos de la creación del Mercosur en donde se prevee la integración de los tráficos tanto de pasajeros y mercancías de los países integrantes. Además hay que tener en cuenta la UNASUR, que dentro de los fundamentos tiene prevista esta integración.

Las herramientas están, la infraestructura en parte existe. Resta la decisión para implementarlo.

Es clave para el desarrollo económico de la región, y que a su vez se logren reducción en los costes de fletes y traslados. Es importante potenciar el ferrocarril y que el mismo sea la herramienta de integración y conexión entre los países.
Por Sergio Rojas

http://www.letrap.com.ar/blog/2014/12/10/el-transporte-de-carga-por-ferrocarril-en-america-del-sur/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada