miércoles, 6 de enero de 2016

Un puñado de promesas bajo el brazo

Miércoles, 6 de enero de 2016.    

SANTA FE › LIFSCHITZ SE REUNIO CON DIETRICH, MINISTRO DE TRANSPORTE DE LA NACION.

El funcionario macrista dijo que seguirán
los subsidios al transporte, licitarán la
autovía en la A012 y mejorarán los accesos.

Lifschitz y el ministro Garibay intercambiaron proyectos y expectativas con la Nación.


El gobierno nacional promete sostener los subsidios al transporte de pasajeros, según le anunciaron ayer en Buenos Aires al gobernador Miguel Lifschitz, justo el día en que YPF anunció un aumento a los combustibles del 6 por ciento. De esta manera, la política de compensaciones en este rubro tendría continuidad, a diferencia del recorte preanunciado en materia de energía, por ejemplo. No obstante, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, le dijo al mandatario santafesino que el sostenimiento financiero desde el Tesoro nacional está supeditado a "ejercer un control, una fiscalización mucho más efectiva" de los sistemas que opera cada provincia y cada municipio. Esto es, revisar la relación "pasajero por kilómetro" y proceder de acuerdo al criterio de optimización que pretende el gobierno de Mauricio Macri. Además de esto, Lifschitz escuchó otras promesas de parte del ministro: la Nación licitará este año la conversión de la ruta A-012 en autovía y reactivará el mismo proyecto iniciado para la ruta 33. Hay luz verde para costear mejoras en los accesos a los puertos del polo agro aceitero y para terminar la Circunvalación en Rosario. Los puntos salientes de un plan de 12 años que Dietrich le contó ayer a Lifschitz y a su ministro de Infraestructura y Transporte, José Garibay.

"Nos llevamos compromisos y una perspectiva de trabajo conjunto", resumió el gobernador ayer, luego de la reunión en la que Dietrich le presentó a su propio gabinete. Además del sumario de asuntos que el rosarino llevó, el ministro nacional le ratificó la decisión del gobierno de sostener el esquema de subsidios al transporte de pasajeros en todo el país, y que para la provincia de Santa Fe significó en 2014 un total anual de 1.397 millones de pesos.

Garibay describió, ante la consulta de este diario, que "seguirán con la política de mantener el subsidio a la demanda en transporte, pero generando mayor eficiencia en los costos, esto es, propender a un sistema que privilegie la relación pasajero transportado por kilómetro de recorrido".

Para ello, la intención es controlar mejor la información que las provincias elevan a la Nación, a partir de lo cual se calculan los subsidios para cada una. Subsidios que, a su vez, cada provincia reparte entre las empresas de transporte interurbano y entre los municipios que tienen transporte urbano. Hoy Santa Fe recibe alrededor de $110 millones mensuales por este concepto.

Y para ajustar esa fiscalización, Dietrich le confirmó a Lifschitz la intención de extender la tarjeta SUBE a todo el país, sistema al que Santa Fe no adhirió.

En materia de transporte también, el funcionario nacional le garantizó continuar con el apoyo federal a la implementación del metro en el eje Rondeau/Alberdi, como también el mismo proyecto que se prevé para la ciudad de Santa Fe.

Por otra parte, Lifschitz y Garibay valoraron la actitud del ministro macrista en abrir esta ronda de presentación de agendas con los gobernadores y pautar "una relación de trabajo hacia delante". Ayer fue el turno santafesino y el gobernador y su ministro se vinieron con algunas certezas pronunciadas por Dietrich. "Recibimos el compromiso de terminar, en un plazo breve, las obras de Circunvalación, y en el curso del año iniciar los trabajos para convertir la ruta A-012 en autovía, avanzar con la nueva conexión vial entre Santa Fe y Paraná, empezar las obras en la ruta 33 y darle continuidad a los trabajos que comenzaron en la autovía de la ruta 34", se explayó el titular de la Casa Gris.

La transformación del anillo vial que une la ruta 11 con la autopista Aramburu, circunvalando el departamento Rosario, es un proyecto traqueteado y postergado. Integraba el olvidado Plan Circunvalar que ayer, además, Dietrich rescató en la charla, y lo puso entre las intenciones del gobierno de retomarlo en su plan de doce años. Para la campaña electoral de 2011, se presentó una obra parcial: 30 millones de dólares supuestamente previstos para hacer la autovía al menos entre los cruces de las autopistas a Buenos Aires y a Córdoba. También quedó en declamaciones.

La A-012 es la conexión de los puertos cerealeros y aceiteros del Gran Rosario con la red vial de la cuenca granaria que soporta el tránsito de 1,8 millones de camiones por año, y por donde arriban más de 70 millones de toneladas de granos exportados como aceite, harina o en bruto. Dietrich prometió que este año harán una licitación única para reformar en autovía toda esa ruta.

Según Garibay, esta obra y la de la ruta 33 son prioritarias en ese plan descripto por Dietrich. Por lo que oyeron, interpretaron que en materia ferroviaria para esta región, el gobierno de Cambiemos quiere priorizar los trenes de carga, y no los de pasajeros. Nada hablaron del servicio inaugurado el año pasado entre Retiro y la nueva estación Rosario Sur. Sí, en cambio, el ministro le pidió a los representantes santafesinos que bosquejen ramales posibles a reactivar con localidades cercanas, con estudio de costos y prospección de pasajeros incluida.

Mientras tanto, la primera carpeta que Lifschitz deberá dejar en el Ministerio de Transporte de la Nación tendrá que ser la del proyecto elaborado por la Bolsa de Comercio sobre las mejoras de los accesos a los puertos del Gran Rosario. De eso hablarán en la próxima reunión.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/10-52710-2016-01-06.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada